clásicos de la la literatura

5 tips para reconocer un clásico de la literatura

Por Jessica Barba Zúñiga

Regularmente en clase, cuando vamos a iniciar la lectura de determinado texto o autor, les platico un poco sobre la importancia de los mismos a mis alumnos; una pregunta que frecuentemente me hacen es por qué determinada obra y/o autor es considerado dentro de los “grandes”. En ocasiones los literatos estamos obsesionados con cierto autor u obra pero para todos los demás es una simple novela, y hasta de una trama en ocasiones extraña o absurda, entonces la obra o autor se vuelve poco apreciado por la gente que no es profesional en el tema.

Muchas veces los literatos tendemos a decir frases como “este libro es un clásico” o “este autor fue (o es) sumamente prominente”, pero no explicamos qué quiere decir eso. Además si la obra en cuestión no le gustó al lector en particular queda la incógnita todavía más fuerte. Pero saben, es una duda sumamente válida y que me encanta que la pregunten en clase porque no tiene una respuesta completamente delimitada ni aún por los mismos literatos.

clásicos de la literatura

Constantemente tenemos nuevas obras que se añaden entre las grandes o autores contemporáneos que ya pintan para volverse icónicos. Sin afán de un estudio exhaustivo sino una guía práctica, te comparto  5 tips que te ayudarán a entender por qué determinada obra o autor es considerado “grande”, “clásico”, “icónico” y cualquier otra frase que le hayas escuchado en algún momento a tu maestro de literatura.

  1. Por su antigüedad y número de adaptaciones. Autores como Shakespeare, por ejemplo, que sus obras han sido objeto de muchas adaptaciones al cine, teatro y televisión son conocidos popularmente como “clásicos”. Estas obras regularmente tratan temas inherentes a la naturaleza humana (amor prohibido, deseo de venganza, codicia, entre otros) y por lo tanto no pasan de moda. En cualquier época podremos encontrar lectores que se identifiquen con las obras y las relacionen con su día a día.

shakespeare

 

2. Por su originalidad literaria en relación a su contexto. Obras que innovan formas de expresar, influenciando de tal grado el ámbito de las letras que su innovación después recibe un nombre y se crean más obras del mismo estilo literario. Podemos, por nombrar a unos pocos a Gabriel García Márquez con su realismo mágico, a Alejo Carpentier con lo real maravilloso, a Mary Shelley con los inicios de la novela de ciencia ficción y a Edgar Allan Poe como el precursor de la novela de terror. Ellos, entre muchos otros autores, que con sus obras pioneras han marcado inicio de corrientes o estilos literarios son considerados dentro de los grandes.

 

edgar alan poe

 

3. Porque sus obras se vuelven tan importantes que el nombre o el apellido del autor se convierte en término. Tal es el caso del autor de la famosísima obra La metamorfosis, Franz Kafka, con la iniciación del absurdo en la literatura que influyó de tal grado el mundo literario que se creó entre los estudiosos el término “kafkiano”. Sucede lo mismo con autores no propiamente literarios como Karl Marx, que se inmortaliza en el término “marxismo” o Freud, con “freudiano”, entre muchos otros pensadores y escritores.

 

la metamorfosis kafka

4. Porque son las primeras obras en salirse de lo común o usual en su época. Obras que denuncian por primera vez o desde un nuevo ángulo cierto tema pasan a la historia como icónicas. Tenemos, por ejemplo, en el rubro de la literatura de denuncia social a Henrik Ibsen con su obra de teatro Casa de muñecas que devela y critica desde 1879 las convenciones matrimoniales del siglo XIX y es considerada por muchos como la primera obra teatral feminista.

5. Y finalmente, aunque no menos importante, por la capacidad del autor para tratar determinada historia utilizando los recursos literarios (símbolos, tono, metáforas, personajes, espacios, ambientes…) de la manera adecuada y precisa para su obra. Hay algunas novelas que tienen una muy buena premisa y una idea original, sin embargo, no han sido bien plasmadas en el lenguaje literario y su potencial no se alcanza. Son obras que se quedan con buena forma pero sin fondo. Algo así como un pastel hermosamente decorado, pero que su sabor no es tan agradable. En cambio, hay autores que utilizan los recursos justos que su historia requiere y así crean un paquete completo. En la poética es más sencillo apreciarlo en autores como Pablo Neruda, Walt Witman, Robert Frost y Juan José Tablada. Poesías que comparten una forma y un fondo bellamente elaboradas que hacen de la lectura una experiencia sumamente agradable.

poesia

 

Bien, como podemos ver hay muchas cuestiones que determinan el valor literario de determinada obra en relación a otras. Claro está que el filtro no es “si me gustó o no”, y si bien eso es importante, podemos educar nuestro gusto para aprender a escoger mejor las obras que leamos y seleccionar, como en la gastronomía, cosas de mejor calidad que tengan tanto forma como fondo.

Feliz lectura y hasta la próxima.

 

2 comentarios en “5 tips para reconocer un clásico de la literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *